Mars 1
Estado misión a Marte

Mars 1 fue la primera nave espacial en volar cerca de Marte, aunque las comunicaciones se perdieron antes de llegar al planeta. Era una estación interplanetaria automática lanzada con la intención de volar cerca de Marte a una distancia de aproximadamente de 11.000 km. Fue diseñado para obtener imágenes de la superficie y enviar datos sobre la radiación cósmica, los impactos de micrometeoritos y el campo magnético de Marte, el entorno de radiación, la estructura atmosférica y posibles compuestos orgánicos. Después de abandonar la órbita de la Tierra, la nave espacial y la cuarta etapa de refuerzo se separaron y se desplegaron los paneles solares. La telemetría indicó que había una fuga en una de las válvulas de gas en el sistema de orientación por lo que el guiado de la nave espacial se transfirió a la estabilización giroscópica. Se realizaron 61 transmisiones de radio, inicialmente a intervalos de dos días y luego de 5 días en los que se recolectó una gran cantidad de datos interplanetarios. El 21 de marzo de 1963, cuando la nave espacial estaba a una distancia de 106.760.000 km de la Tierra en su camino a Marte, cesaron las comunicaciones, probablemente debido al fallo del sistema de orientación de la nave espacial. El primer acercamiento de la Mars 1 a Marte ocurrió el 19 de junio de 1963 a una distancia de aproximadamente 193.000 km, después de lo cual la nave espacial entró en una órbita heliocéntrica.

Mars 1 era una nave espacial tipo Venera modificada con la forma de un cilindro de 3,3 m de largo y 1,1 m de diámetro con una masa de 893,5 kg. La nave espacial media 4 metros de ancho con los paneles solares desplegados. El cilindro estaba dividido en dos compartimentos. Los 2.7 m superiores, el módulo orbital, contenían los sistemas de propulsión y guiado. El módulo de experimentos, que contenía la instrumentación científica, comprendía los 0,6 m del fondo del cilindro. Se utilizó una antena parabólica de alta ganancia de 1,7 m para la comunicación, junto con una antena omnidireccional y una antena semidireccional. La energía era suministrada por dos alas de paneles solares con un área total de 2,6 metros cuadrados colocados en lados opuestos de la nave espacial. La energía se almacenaba en una batería de cadmio y níquel de 42 amperios. El interior de la estación se selló con una presión de 1.1 atm.

Las comunicaciones se realizaron a través de tres sistemas de radio. El transmisor de radio de longitud de onda de 32 cm montado en el módulo orbital usó una antena de alta ganancia. Esto se complementó con el transmisor de rango de longitud de onda de 1,6 m a través de las dos antenas omnidireccionales que se extendían desde los paneles solares. El transmisor de longitud de onda de 8 centímetros montado en el módulo de experimentos fue diseñado para transmitir las imágenes de TV. También se montó en el módulo de experimentos un transmisor de impulsos de rango de 5 centímetros. La estación estaba diseñada para transmitir automáticamente a intervalos de 2 días inicialmente (hasta el 13 de diciembre) y luego a intervalos de 5 días, y se podía ordenar desde Tierra la transmisión. La temperatura se mantuvo entre 20 ° C y 30 ° C usando un sistema binario gas-líquido con intercambiadores de calor y radiadores hemisféricos montados en los extremos de los paneles solares. La nave transportaba varios instrumentos científicos, incluyendo una sonda magnetométrica, montada en un brazo que se extendiía desde el compartimento orbital, equipo fotográfico de televisión, un espectroflexómetro, sensores de radiación, un espectrógrafo para estudiar bandas de absorción de ozono, un radiotelescopio , y un instrumento micrometeoroide.

La sonda registró un golpe de micrometeorito cada dos minutos en altitudes que van desde 6.000 a 40.000 km debido a la lluvia de meteoros Taurids y también registró densidades similares a distancias de 20 a 40 millones de km. Las intensidades del campo magnético de 3-4 gammas con picos de hasta 6-9 gammas se midieron en el espacio interplanetario y se detectó el viento solar. Las mediciones de los rayos cósmicos mostraron que su intensidad casi se había duplicado desde 1959. Se detectaron las zonas de radiación alrededor de la Tierra y se confirmó su magnitud.

Fuente: NASA